¡BIENVENIDO PAISANO A NUESTRAS RAÍCES!, el blog dedicado a difundir las costumbres, tradiciones y folclore argentino. Aquí encontrarás música, videos, información, mitos y leyendas, canciones, novedades....
Tenemos un nuevo lugar de encuentro para compartir lo que nos gusta.

www.raicesdelfolklore.com.ar

04 agosto 2009

Domingo A. Bravo, un hombre fundamental para la preservación del quichua

Un 4 de Agosto de 1906, en el pequeño paraje de “Higuera Chacra”, departamento de Robles, Santiago del Estero, nació Domingo Antonio Bravo. Fue educador, poeta, investigador. Investigador, difusor y defensor del habla quichua, dedicó su vida a la inserción de este idioma en la educación. Su trabajo quedó plasmado para la posteridad en obras como “El Quichua santiagueño, reducto idiomático argentino”, “Cancionero quichua santiagueño” y “El quichua en el Martín Fierro y en Don Segundo Sombra”.

Higuera Chacra, es un paraje que aún hoy es muy pequeño. Ubicado en el Departamento de Robles, hay que adentrarse en calles de tierra o de ripio en el mejor de los casos para poder llegar. En aquel agosto de 1906, allí en ese recóndito lugar del país, Clodomira daba a luz a Domingo, un 4 de agosto.
Por estas condiciones del lugar, recién a los 8 años es que Domingo pudo asistir a la escuela. En su pueblo no había escuela y era complicado llegar hasta la Beltrán, la localidad más cercana. Sin embargo, él ya sabía leer.
Domingo entró en la Escuela Normal de La Banda a los catorce años para seguir con sus estudios. Fue maestro, director y continuó con los estudios de Geografía, Historia y Gramática.Como maestro consiguió su primer en la localidad de Amicha en el Departamento de Río Hondo. También fue docente en la Escuela Fernando Bravo de Termas, del mismo departamento. Dicen, que fue allí donde comenzó a gestarse su vocación. Por eso con pasión se dedicó a investigar el habla de los aborígenes que habitaban esa tierra. Esa pasión lo llevó a recorrer el “interior” de la Provincia de Santiago del Estero para profundizar sus conocimientos del idioma quichua.Tras 18 años de extensas investigaciones, volcó todo su trabajo en un libro llamado “El quichua santiagueño, reducto idiomático argentino”, obra de gran valor lingüístico, quizás la más destacada de todas sus obras. Antes ya había escrito otros libros.
Como docente tuvo una próspera carrera. Fue Preceptor, Director con grado a cargo en la Escuela Domingo Carrizo del departamento Río Hondo, Director de la Escuela Remigio Carol de Beltrán, Inspector de Escuelas provinciales, Profesor de Castellano y Literatura española e hispanoamericana en la Escuela Normal de La Banda, Director provisorio de la Escuela Normal Superior de Maestros Regionales José Benjamín Gorostiaga de La Banda, Adscripto al Instituto de Letras en la cátedra de Lingüística.
Fue también Director de la Biblioteca del Instituto de Letras en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Tucumán entre 1953 y 1956.
Fue alumno regular del Instituto Lingüístico Latinoamericano dependiente de la Universidad de la República de Uruguay.
Concurrió en calidad de becario argentino al primer Concurso Internacional de Intercambio para Docentes y Universitario, en Lima, Perú en 1970.
Se desempeñó como Investigador Adjunto del Instituto de Antropología de la Universidad Nacional de Córdoba en 1971, Director del Instituto de Investigaciones de Lingüística Regional de la Universidad Nacional de Santiago del Estero, Profesor de Cultura Quichua en el Instituto Superior del Profesorado Provincial desde 1973 a 1977, Director de Lingüística, Folclore y Arqueología de la Universidad Nacional de Tucumán.
Su trabajo fue reconocido y por tal motivo recibio los títulos honoríficos de Profesor y luego de Doctor Honoris Causa.
Entre otras de sus obras pueden citarse: El maestro de escuela primaria (1932); El cancionero quichua santiagueño (1955); Antitéticas (poemas); El quichua santiagueño, reducto idiomático argentino (1956); Estado actual del quichua santiagueño (premiado en 1955); El Diccionario quichua santiagueño; El sustrato lingüístico de Santiago del Estero; Cuadernos de impresiones; Episodios Provincianos; Visiones, etc.
Con una fructífera labor en pos de la enseñanza del idioma Quichua, logró que la Universidad Nacional de Santiago del Estero aprobará la Currícula Universitaria para Estudios de la Lengua Quichua.
Cumplido el último de tantos sueños que con trabajo concretó, Domingo A. Bravo, murió el 27 de agosto de 1977 a los 91 años. Sus libros han sido baluarte para posteriores estudios de la lingüística quichua y aún hoy conservan su vigencia por su valor incalculable para nuestra cultura.

Datos biográficos: http://www.oni.escuelas.edu.ar/ / Efemérides Folklóricas Argentinas (Juan C. Fiorillo)
Imagen:
www.oni.escuelas.edu.ar/

1 comentario:

Anónimo dijo...

El prof. Dr. Domingo Antonio Bravo falleció en 1997.

Blog de la Comunidad Quom Navogoh

"Nuestras Raíces", creado por Pablito Piris el 23 de septiembre de 2005.