¡BIENVENIDO PAISANO A NUESTRAS RAÍCES!, el blog dedicado a difundir las costumbres, tradiciones y folclore argentino. Aquí encontrarás música, videos, información, mitos y leyendas, canciones, novedades....
Tenemos un nuevo lugar de encuentro para compartir lo que nos gusta.

www.raicesdelfolklore.com.ar

09 junio 2006

El hombre y la tierra

Hay muchas maneras de estudiar la tierra. De relacionarse con ella. He conocido un grupo de ingenieros que vinieron al campo, extrajeron pequeñas muestras de tierra, y luego las analizaron minuciosamente en sus laboratorios. Al tiempo volvieron acompañados por otros hombres e instalaron una ladrillería. Arañaron la superficie de la tierra y le sacaron toda la capa fértil. La humillaron prolijamente en el pisadero, la mezclaron con otros elementos, de la zona unos y otros traídos de afuera. moldearon el amasijo, luego lo resecaron al sol y lo apilaron de a miles formando un hormiguero. El fuego completó la obra, endureciendo esta tierra fértil, desmenuzada sin identidad en una infinitud de paralilepípedos útiles para ser transportados y apilados en cualquier parte.
Cuando se agotó la tierra fértil y el paisaje mostró su rostro agrio de médano y de tosca, esos hombres levantaron el campamento y se fueron a reanundar su minería en paisajes nuevos. No creo que la nostalgia haya tenido nada que hacer en su despedida. Nada dejaban allí esos hombres que fuera obra suya, a no ser los restos de hornallas de color entre rojo y negro, que en ese paisaje de tierra semejaban bocas de puñalada en el cuerpo de un finado.
También he visto un grupo de hombres que en términos científicos hablaban de la fauna y de la flora
. De cada yuyo distinto sacaron un par de hojitas. Descubrieron flores raras y se indignaron al comprobar que otras se habían extinguidos. Estos hombres, ¡con qué respeto y con qué altura hablaban de la tierra! Con términos precisos y correctos aborrecieron el trabajo de los ladrilleros.
Y luego de unos días, agotado ya lo que tenían que decir, se fueron también ellos del paisaje, sin que quedaba de ellos ni un recuerdo en absoluto. A su paso, es cierto, el paisaje no quedó humillado. Pero tampoco se aportó nada nuevo al paisaje. No se vio allí organizarse un trebolar, ni verdear un trigal. ni preñarse los surcos en el batatal.
Al tiempo, una ley declaró a ese paisaje: "Parque Nacional". Y con ello esa tierra fue sentenciada a virginidad perpetua; a ser para siempre tierra de turismo, paisaje para ser gozado o estudiado sin compromiso; con prohibición absoluta de que allí se hiciera ni organizara nada.
Y he visto también otros grupos de hombres. Vinieron con todo lo poco que tenían, y algunos animales. Tenían muchas menos posibilidades que los ladrilleros y mucha menos ciencia que los sabios. Pero tenían una gran riqueza: tenían tiempo y cariño por la tierra.
Comenzaron por incendiar un trozo de pajonal. Ordenaron un pequeño trozo de paisaje y allí se instalaron para vivir. Traían semillas distintas, nuevas para ese paisaje viejo. Al principio todo pareció quedar igual, salvo los pequeño tablones de geografía cambiada. Y la presencia constante de aquellos hombres en diálogo continuo con la tierra, interpelándola por los abrojos, por la quínoa y el chamico.
Nuestros hombres no interpelaban a la tierra por lo visible de la tierra, por lo que la tierra mostraba. Interpelaban a la tierra por lo que en la tierra había de oculto. No se limitaron a recoger u organizar lo que encontraron en su superficie. La incendiaron, la roturaron, la recorrieron tranco a tranco sembrándola de semillas nuevas. Después supieron esperar. Esperaron vigilantes, carpiendo siempre el rebrote del paisaje viejo. Y lo que es importante: vivieron en la tierra; no se fueron de ella.
Eran hombres con fe en la tierra. Con un cariño profundo por la tierra. Sabía que la tierra tiene posibilidades muchísimo más ricas que aquello que puede dar cuando es dejada a sus solas fuerzas.
No es que se hayan propuesto liberarla de algo: yuyos invasores o antiguo pajonal. No quisieron liberar la tierra de algo. Quisieron liberar algo en ella. Sus posibilidades ocultas, su capacidad de trigal, su florecer de linares, sus rastrojos de maizal fortificado de trojas.
La tierra aceptó a estos hombres. Les devolvió con inmensa generosidad las semillas que ellos habían sembrado. Al tiempo comenzó a haber una identificación entre esos hombres y la tierra liberada.
Bajo un mismo sol, la tierra y los hombres comenzaron a tener la piel color trigal. Y cuando el hombre se acostó a dormir en el surco, la tierra se levantó a vivir en el alma de sus hijos.
Así cuentan que nació el folklore, con sus coplas.


Escrito por Mamerto Menapace, publicado en La sal de la tierra, Editorial Patria. Grande.

15 comentarios:

C. Karl dijo...

La Tierra a diferencia de la Luna, incluso Marte tiene una abundante vida que debe ser preservada para las generaciones futuras. Por este motivo no debemos depredar nuestro hábitat porque le dejaríamos a a las generaciones venideras un legado caótico.

Me pareció excelente la postura de la inmensa mayoría de los pobladores de la ciudad de Esquel, que en forma pacífica se opusieron a la explotación de una mina para la cual se iban a utilizar por día cantidades siderales de cianuro, pudiendo convertir la zona en un desierto inhabitable hasta para el más resistente de los animales. Ese fue un triunfo de la ciudadanía, porque con un plebiscito absolutamente democrático dieron a conocer su opinión y ésta fue respetada.


Un abrazo

tu mama dijo...

trolo

FRQSTR=19112796x258933:1:1440|19112796|19112796|19112796|19112796 dijo...

Pato:
con respecto al PATO les hago una pequeña corrección: el hacedor del reglamento fue Alberto del Castillo Posse y no Alberto del Castillo Ponce. Es bueno corregirlo para hacer un homenaje a la verdad de éste propulsor del deporte del Pato .
Un saludo y los felicito
Manuel L.Lastra
ex-jugador de Pato del Campo "Capilla del Señor"

Gaby dijo...

Qué lindo post, Pabli!
Será que todo lo que tiene que ver con nuestras raíces, nuestra Pachamama me atrae tanto!!!!
Beso enorme

Pablito dijo...

Karl, la tierra es única y debemos cuidarla. A mi también me pareció muy bueno lo de Esquel.

Manuel Lastra, tiene usted razón, el creador del pato fue Alberto del Castillo Posse, gracias por la oportuna corrección.

Gaby... y si nuestra pachamamá encierra miles de misterios atractivos. Vos que tenés esa estatua de la Pachamamá en tu casa debés estar descubriendo varios de ellos.

Un gran abrazo para todos.

RodolfoN dijo...

Muy buenos todos tus artículos, Pablito. Siempre excelente
Un abrazo

Pablito dijo...

Muchas gracias Rodolfo, otro gran abrazo para vos.

liliana dijo...

oye por coincidencias entre a tu blog me gusto muchisimo
si quieres pasate por el mio no es tan lindo como el tuyo tansolo soy optometra y con gran fascinacion por escribir lo que pienso , y siento

Pablito dijo...

Gracias por comentar Liliana. Pasé por tu blog y realmente me gustó mucho, no hay nada más lindo que expresar libremente lo que pensamos y sentimos.
Gracias por recomendar tu sitio y la verdad que me alegro de haberlo conocido porque ahora lo visitaré seguido.
Saludos

kabir clemente dijo...

Ante todo un abrazo enorme para vos Pablo y otro pal padre don Frai Mamerto Menapace.

y muchas gracias a vos por publicar en tu espacio este cuento de el padre Mamerto Menapache el es una persona a la cual admiro profundamente. y me encantan sus libros los comense a comprar por que al primero me lo regalo una religiosa en Frias Santiago del Estero la hermana Ornela.
yo soy de Frias pero en este momento vivo en Chiari Brecia Italia. entre a tu espacio tambien por error
me sorprendi i me encanto el echo de poderme identificar con algo que es tan nuestro como el mate el asadito el matecosidito el dulce de leche y la sal de la tierra. Mamerto Menapace Monje benedictino del Monasterio Santa María de Los Toldos, desde el año 1959.
Ordenado sacerdote el 4 de diciembre de 1966.
Abad del Monasterio desde 1980 hasta 1992 (cumplió dos períodos consecutivos de seis años).
Reconocido escritor, ha publicado más de veinte libros de cuentos para el encuentro con Dios y el crecimiento en la fe.

Pablito dijo...

Kabir demente, sin dudas Mamerto Menapace es un escritor de los mejores, por su manera sencilla y familiar de narrar sus cuentos y sobre todo por el gran mensaje que deja en cada uno de ellos, este es un claro ejemplo.
Te agradezco por comentar y sobre todo por agregar los datos de Mamerto, que enriquecen mucho el cuentito publicado, de esta manera más gente lo conocerá.
Un abrazo.

kabir dijo...

pablito querido fijate bien si podes cambiar mi apellido no me llamo kabir demmente aun que soy un poco demente pero no queda que todos los que entran sepan tanto de mi vida personal jajajaj
si se puede hermano cambialo es kabir clemente a te cuento que soy fotografo y que tengo fotos muy lindas de frias de artistas folkloricos como por ejemplo raly barrionuevo en distintos lugares del pais grupo presagio entre otros y un monton de fotos que son sacadas en argentina frias, santiago del estero capital et...
un abrazo

Pablito dijo...

Kabir Clemente, hermano la verdad que no sé como cambiar el nombre del comentario, intenté pero no sé como, pasa que con el afán de no censurar nada, todo lo que escriben de comentario quedá así para siempre, así que quedaste escrachado como un demente, jaja.
Hablando en serio, te felicito por la labor que hacés, siempre me gustó mucho la fotografía (ver, porque para sacar fotos soy un desastre, les cortó el cuerpo a todos) porque retracta momentos y sensaciones únicas, es un hermoso arte. Y bueno a ver cuando nos mostrás un par de fotos de los folcloristas y las de Frías y todo Santiago.
Un abrazo grande.

Anónimo dijo...

http://13dfgsdfg57.com/

Anónimo dijo...

Hi, guantanamera121212

Blog de la Comunidad Quom Navogoh

"Nuestras Raíces", creado por Pablito Piris el 23 de septiembre de 2005.